Liposucción

La liposucción es un procedimiento cosmético mínimamente invasivo que se utiliza para eliminar grasas del cuerpo a través de un pequeño tubo delgado llamado cánula. La grasa de la zona en cuestión, se succiona del cuerpo a través de este tubo y lograr una apariencia delgada y equilibrada.

Mientras que el convencional procedimiento de liposucción era eficaz en la eliminación de depósitos excesivos de grasas, este sera un procedimiento doloroso que consiste en succionar grandes áreas de grasa sólida. La nueva tecnología ha permitido mejoran la precisión de la técnica y reducir el dolor asociado con este procedimiento. Hoy en día, la liposucción se realiza generalmente a través de la técnica tumescente. Esta nueva tecnología ha transformado la liposucción en un procedimiento mucho más seguro y menos invasivo.

Candidatos para Liposucción
El candidato ideal para la Liposucción es una persona que se encuentra en buen estado general de salud y mantiene una vida saludable, pero tiene una o más áreas problemáticas de depósitos de grasas. También es importante que los pacientes tengan expectativas realistas y recordar que la liposucción no se puede utilizar como un medio para la pérdida de peso. La liposucción se utiliza para eliminar zonas rebeldes de grasas que el paciente no ha podido eliminar por otros métodos de pérdida de peso natural.

La Liposucción se puede utilizar para tratar depósitos de grasa localizados en:
Abdomen, tobillos, brazos, espalda superior, glúteos, pantorrillas, pecho, cuello, caderas, muslos.

Este procedimiento se puede realizar sólo, o para lograr los máximos resultados, se puede combinar con otros procedimientos cosméticos tales como un estiramiento de cara, reducción de senos o Abdominoplastia.